El origen del Santuario de la Bien Aparecida en Bosquemado

Hoy se ha celebrado el día de nuestra patrona La Bien Aparecida y acudimos a su Santuario a venerarla, con este relato hacemos tributo a este día y contamos algo sobre lo que los estudiosos contaban sobre el origen de este Santuario allí en Bosquemado.

La Cofradía de la Buena Muerte en el origen del Santuario de la Bien Aparecida.

Fúndase una Cofradía con el título de la Buena Muerte, para lograrla por medio de María Santísima Bien Aparecida. Que tantas serian las gracias concedidas por la liberal clemencia de María Santísima, pues siendo los menos, por lo regular, los que saben agradecer el beneficio, hemos visto que eran tantos los que concurrieron a dar gracias a su Bienhechora, que fue preciso hacer una capaz Hospedería en que se recogiesen, y que con el trabajo de sus manos se labró, y cercó una parte del Monte. También hemos visto las obras que se adelantaron con las limosnas; por todo lo cual se nos declaran los beneficios que de la Madre de Dios habían recibido, pues tan agradecidos, y devotos correspondían; pero no obstante, no fue igual la devoción en todos los tiempos.

Porqué la de estos últimos años no igualó a la de los primeros, siendo esta la causa,  ocasión de sus mayores incrementos; pues por esta razón en el año de setenta determinaron los vecinos de Marrón establecer una Congregación, con el título de la Buena Muerte, por cuyo medio se extendieron los cultos mucho más de lo que llegaron a imaginar. Viendo los de Marrón, que estos años últimos se había entibiado la devoción en gran manera, como lo conocían, por ser menor que hasta entonces el concurso de los Peregrinos, y que por tanto podrían descaecer los cultos de su Aparecida Señora, la suplicaron muy humildemente se apiadase de ellos, y que merecían por sus culpas los desvíos, los perdonase, prometiendo, que harían todo lo posible para venerarla con la mayor solemnidad.

Bosquemado Cofradía de la Buena Muerte

Oyó las súplicas la piadosa Madre, y en señal de ello ejercitó sus misericordias con continuos milagros, dando vista a los ciegos, sanidad a todo género de enfermedades, y socorriendo cuantas necesidades le manifestaban. Agradecidos a estos beneficios, determinaron fundar una Congregación, a cuya cuenta corriesen los cultos de la Celestial Reina, para poder perpetuarlos. Con este ánimo se juntaron en el día cuatro de Mayo; y ante dos Notarios la erigieron.

En el Santuario , y Ermita de la Virgen Santísima Bien  Aparecida, termino del Lugar de Hoz de Marrón, jurisdicción de la Villa de Laredo , a cuatro días del mes de Mayo de mil seiscientos y setenta años , por ante nosotros los Notarios , que abajo signaremos, y Testigos los que al fin de este Decreto, y Fundación se expresarán con orden sucesiva , dijeron: Que movidos del servicio de Dios, y aumento de la devoción de Nuestra Señora Bien – Aparecida , cuya Festividad se celebra a quince del mes de Septiembre , por ser día de su Aparición , hallándose con cabales noticias de los muchos milagros que su Divina Majestad ha obrado por la invocación de esta Santa Imagen de cuatro años a esta parte; y que aunque en los principios de su Aparición también se habían experimentado, había podido la sucesión del tiempo entibiar la mucha devoción que entonces tuvo.

Y aunque ahora en toda esta Comarca se ha vuelto a recuperar la perdida devoción, con el desengaño que han tenido de ver que nuestro Dios, y Señor con su liberal mano, por la devoción, e invocación de esta Santa Imagen, e intercesión de María Santísima ha sanado tullidos, sordos, y desahuciados enfermos , y socorrido cuantas necesidades, así de malos temporales, como de otra cualquiera plaga; y temiendo que a largo tiempo puede cesar este fervor , en agradecimiento de los beneficios recibidos, y de los que van recibir, querían fundar, y por este presente Auto fundaban Cofradía, que se titulase: La devoción de la Virgen Bien – Aparecida para una buena muerte, por las Constituciones, y Capítulos siguientes.

Firmaron.

El Licenciado Pedro de Marroni, El Licenciado Pedro del Camino, Alcalde, Marcos de Ateca Quadra, Juan de Ateca Fresno en Testimonio de verdad, Andrés de Quintana Rivas , Notario, Juan de la Palenque Alvarado, Notario.  Esta es la introducción, y fin de la cofradía.

Hasta aquí este pequeño relato extraído de un estudio realizado allá por el siglo XVIII, encargado por el obispado de Santander, del que seguiremos escribiendo algunas cosas de nuestra historia y de este lugar en concreto, y de esta pequeña talla que apareció ante unos niños. Un misterio que no nos abandona desde el siglo XVI.

Ir arriba