La historia documentada de este municipio comienza en la Edad Media, en la que se encuentran citas de la existencia de un fuerte asentamiento cristiano en el siglo XI y aluden, tanto a las iglesias que nuclearon la población como al monasterio de San Mamés de Cerbiago (1135).

Con la consolidación de los primeros concejos aparece citada su capital, Ampuero, en el censo fiscal del Becerro de las Behetrías (1351) como villa real y uno de los asentamientos más destacados de la zona oriental de Cantabria.

La condición de villa real no se perdió aún a pesar de edificarse allí por la casa de Velasco una torre llamada del Condestable en torno al siglo XV, ni de que Pedro Fernández de Velasco, camarero mayor del rey, adquirió entre 1375 y 1379 una ferrería así como aceñas, solares y heredades situadas en el valle de Ampuero. A partir de 1400 el linaje de los Velasco detentó un importante protagonismo político y económico.

Ampuero experimentó un fuerte impulso económico a finales del siglo XV cuando los Reyes Católicos repararon el antiguo camino de Castilla que unía, a través del puerto de Los Tornos, la ciudad de Burgos con Laredo, una ruta en la que Ampuero fue punto de paso, lo que favoreció los intercambios comerciales en la villa.

En este contexto cabe destacar la importancia que tuvo la industria del hierro que alcanzó su punto más alto en el siglo XVIII, cuando Juan de Isla estableció una importante fábrica de anclas para los bajeles de la Armada. La fortaleza alcanzada por la industria del hierro en la zona queda reflejada por los costosos pleitos suscitados en torno a las ferrerías y molinos para la fabricación de harinas instalados junto al río Vallino.

El ámbito económico se vio también reforzado en 1704 con la concesión que el rey Felipe V hizo de un privilegio de ferias y mercados en favor del Santuario de La Bien Aparecida
Vista de balconada.

Sin embargo, no fue hasta 1731 cuando Ampuero consolidó la categoría de villa durante el reinado de Felipe V, título con el que aparece en el Catastro de Ensenada en 1753.

Para esta fecha, la localidad ya tenía una sólida tradición de artesanos metalúrgicos, herreros, fundidores y cerrajeros, herederos de los ferrones medievales, en coexistencia con las ocupaciones agrarias y los molinos harineros.Destaca en el Catastro de Ensenada la existencia de una casa lonja para recoger las castañas que servía para la exportación.Fue también en la Edad Moderna, en 1605, cuando se produjo en Marrón la aparición de Nuestra Señora de la Bien Aparecida, patrona de la buena muerte, cuya cofradía se fundó en 1670 , aunque fue en 1955 cuando fue proclamada patrona de la Montaña.

Algunos monumentos que puedes visitar :

La Iglesia de Santa María de Ampuero

La iglesia de Ampuero se erigió a finales del siglo XV y a lo largo del siglo XVI de acuerdo a los cánones del arte gótico. La fachada principal es sobria y de grandes proporciones, en ella destaca la puerta de acceso de estilo renacentista, cobijada por una bóveda de cañón, delimitada por columnas dóricas y con frontón que se corona en pirámides. En lo más alto campea la espadaña de dos troneras y frontón curvo partido. El retablo mayor data de 1694 y es obra del arquitecto de Liendo Francisco Martínez de Arce y del ensamblador de Limpias Pedro de Helguero, puede calificarse dentro del barroco como de estilo prochurrigueresco dados los soportes salomónicos y el empleo de motivos vegetales en la decoración. Las figuras escultóricas mantienen un estilo de tipo castellano con paños pesados y dobleces angulosas.

La iglesia de San Mamés en Cerbiago conserva algunos restos góticos en el muro del lado del Evangelio de su actual edificio. Vemos así una portada gótica de arco apuntado medio cegada por la capilla de San Francisco de Paula, así como una pequeña tronera.

Iglesia de Santa Marina de Udalla

En las riberas del Asón, junto a una frondosa arboleda y al borde de la carretera que conduce de Marrón a Udalla se alza la singular iglesia de Santa Marina. Poco se conoce sobre sus orígenes aunque hay tradición que los vincula con la Orden de los Caballeros Templarios que supuestamente se afincaron en este lugar, en un antiguo monasterio, con el fin de proteger a los viajeros que atravesaban el Valle del Asón.

El Santuario de Nuestra Señora Bien Aparecida se halla a 5 kilómetros de Ampuero encumbrado en el Collado de Somahoz. La carretera de acceso es buena a pesar del rosario de curvas que debe salvar. Catorce obeliscos de granito, las estaciones del viacrucis, jalonan este trayecto bordeado por eucaliptales y luego, a medida que asciende, abierto a magníficos paisajes. Para algunos es tradición obligada subir andando esta cuesta, sobre todo el 15 de setiembre, festividad de la Virgen, y en el camino parar ante cada estación para leer los versos inscritos.

De Ampuero a la Edilla
Ir desde Ampuero hasta la Edilla (Rasines) resulta un paseo cómodo y gratificante, que bien puede llevarse a cabo a pie o en bicicleta, a través de una carretera secundaria de escaso tráfico. La Edilla es un pequeño barrio de 45 habitantes pero que merece la pena ser visitado ya que además de contar con una estupenda bolera de pasabolo posee dos buenos ejemplos de arquitectura montañesa.

Puede calificarse de excelente la casona conocida por el Palacio de los Villanueva Pico, del siglo XVI, con torre adosada, espléndido escudo y soportal con dos arcos de medio punto. Enfrente de ésta hay otra casa también con arcos y del siglo XVII, cuyo dueño fue Manuel de la Calera Martínez.

En lugar de regresar por Bernales podemos optar por tomar en el cruce de Cadalso dirección a Cereceda y coger allí una pista en buen estado que nos conduce hasta el barrio ampuerense de Rocillo.

Merece la atencion el puente de piedra, casi cubierto por la maleza, situado en el cruce de Cadalso que es del siglo XV o XVI y la iglesia gótica de Cereceda recientemente restaurada.

Por años recordamos algunos momentos trascendentales.

  • Año 1.200. Alfonso VIII de Castilla otorga fuero a Laredo y con él la villa extiende su jurisdicción unos 10 kilómetros de terreno desde la costa al interior. Entre los lugares que se verán afectados figuran Cerbiago, Hoz de Marrón, Tabernilla, Udalla y Cereceda, todos ellos antes vinculados al Monasterio de Santa María del Puerto de Santoña.
  • Año 1.351. El nombre de Ampuero aparece en el “Becerro de las Behetrías”, censo fiscal de los tiempos de Pedro I, no obstante, alguno de sus actuales barrios figuran en escritura mucho antes: Marrón en el año 1.086 y Cerbiago con su iglesia de San Mamés, en 1.135
  • Año 1.400. Alrededor de esta fecha los Velasco adquieren casa torre en Ampuero. El linaje de los Velasco detentará a lo largo de los siglos XIV y XV el protagonismo político y económico de la Comarca. En Ampuero otras familias influyentes serán los Marrón, los Escajadillo y los Espina.
  • Año 1.499. Los Reyes Católicos impulsan la mejora del camino antiguo de Castilla, la ruta que unió a través del Puerto de los Tornos la ciudad de Burgos con su salida al mar en Laredo, Ampuero fue punto de paso y tal circusntancia favoreció su economía y los intercambios comerciales. El mismo emperador Carlos V pernoctará en Ampuero con motivo de uno de sus viajes.
  • Año 1.529. Primeras ordenanzas que rigen la convivencia de los ampuerenses. Llevaron el título de “Ordenanzas y estatutos municipales del concejo y vecinos del lugar de Ampuero para su gobierno político y económico”. Contenía 68 capítulos y se las considera una de las más antiguas de Cantabria.
  • Año 1.605. El 15 de septiembre unos pastores encuentran en Somahoz la imágen de la Virgen Bien Aparecida.
  • Año 1.704. El rey Felipe V concede un privilegio de ferias y mercados al Santuario de la Bien Aparecida con el fin de aliviar la costosa construcción del templo.
  • Año 1.728. El rey Felipe V concede a Ampuero título de villa con jurisdicción civil y criminal propias, concluyendo para la localidad un periodo de sometimiento a los tribunales de Laredo.
  • Año 1.787. Según el Censo de Floridablanca, Ampuero cuenta con 828 habitantes, de los cuales 822 tienen condición de hidalguía.
  • Año 1.818. La villa de Ampuero al consolidar sus mercados y una feria de ganados mensual, pasa a convertirse en centro comercial de una amplia comarca que incluye lugares limítrofes de Vizcaya y Burgos.
  • Año 1.845. Ampuero cuenta con 2.086 habitantes.
  • Año 1.868. Ampuero y Marrón se fusionaban en un sólo ayuntamiento.