La obra va muy lenta y los rusos a las puertas

En este titular hacemos una combinación de una realidad local y otra parece que internacional. Cuando combinas estas dos cosas, te viene a la mente… la obra va muy lenta, a este paso con la que va llegan antes los rusos.

Esto de la obra lenta se trató en el último pleno, que se celebró como extraordinario, aunque no fue nada de extraordinario, sino lo mismo de lo mismo, para qué insistir en ello.

En estos 3 años, no se ha hecho nada, este equipo de gobierno no sabe, no cuenta con la capacidad para sacar las cosas adelante, así lo expresó la oposición, en esta mesa que ni era redonda ni de caballeros, como siempre se echa de menos la caballerosidad y el talante de entendimiento.

Aunque para ser justos, llevamos mucho tiempo así, y seguimos cuesta abajo, con éste y otros equipos de gobierno anteriores. Pero ahora es el momento y tenemos los medios para de forma inteligente acometer las prioridades que harán mejorar el conjunto de nuestras vidas, si este es su propósito, que algunos no lo tenemos tan claro.

Ahora podemos gastar este remanente, pero de forma inteligente, y parece que no se va a invertir de la mejor manera y lo que es peor, consensuada, pues el dinero de todos, no de una mitad.

Dineros que por fortuna no se cedieron al Gobierno Central, como era su pretensión, y muchos alcaldes del tipo más de partido que de pueblo, dijeron que sí a dar ese dinero de todos los vecinos y no poder hoy invertirlo.

Vivimos en un mundo distópico y surrealista, como el que vemos en la representación que acompaña a este artículo.

Ahora nos dicen que tenemos una gran amenaza, nuestro gobierno mueve tanques, aviones y fragatas, hacia una frontera bastante lejana. Que dejen algo para el sur de nuestra frontera que ahí también hay un problema, y ese nos pilla más cerca.

Y como nos gusta jugar y aprender con el photoshop, en esta portada, se plasma lo que nos cuentan que acontece. Y de paso intentamos entreteneros un poquito, ante este nuevo fin de semana, pandémiko, bélico, del corazón en la realeza, vete tú a saber.

Ir arriba