La agonía del patrimonio histórico

publicado en: Noticias | 0

Numerosos edificios catalogados distribuidos por algunas zonas y barrios del municipio se encuentran abandonados y poco tardarán en caer si no se hace nada. Otros ya han caído, y no se han levantado. Vamos pareciendo cada vez más un cementerio de elefantes.

Ampuero necesita más inversiones en rehabilitación de Conjuntos Históricos provenientes del municipio, del Gobierno Regional, del Estado y de la Comunidad Europea o perderemos gran parte de nuestro patrimonio.

Así como revisar las actuaciones realizadas por particulares y el control por parte del Ayuntamiento, sobre edificaciones declaradas de interés histórico, para que se ajusten a la normativa en cuanto a protección de patrimonio.

La tutela del patrimonio urbano y por ende, de la ciudad histórica, implica un juicio de valor amparado en criterios que van más allá de los puramente estéticos o históricos, reconociéndose un altísimo valor testimonial como documento de la cultura que lo ha producido, en definitiva, un interés específico.

El interés específico constituye una cualidad que poseen los objetos culturales desde un punto de vista objetivo y cuando dicha cualidad adquiere relevancia jurídica, la Administración competente queda legitimada para intervenir en el portador de esa cualidad con la finalidad de proteger su valor cultural.

Desde una perspectiva puramente urbanística, la Administración está habilitada para intervenir mediante disposiciones legales con la finalidad de garantizar las óptimas condiciones físicas de los inmuebles y la seguridad de los ciudadanos. La situación de ruina, entendida como la condición de deterioro físico grave de un inmueble, constituye el límite del deber legal de conservación; es decir, es un estado “de hecho”.